Sábado, 15 agosto 2020


Relacionadas

 


Grecia hará recortes en pensiones y en Administración y subirá los impuestos



ATENAS, 21 Sep. (Reuters/EP) –

El Gobierno griego ha presentado nuevos medidas de ajuste para poder recibir los 8.000 millones de euros correspondientes al siguiente tramo de la ayuda de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), entre las que se incluyen recortes en las pensiones, una prolongación de la subida de los impuestos a la propiedad y traslado a la reserva de decenas de miles de funcionarios.

En concreto, el consejo de ministros ha acordado reducir un 20% mensual aquellas pensiones que superen los 1.200 euros, así como reducir aún más las pagas a los antiguos trabajadores públicos que se jubilaron ante de los 55 años.

Asimismo, el Gobierno heleno ha decidido también ampliar la nueva subida del impuesto inmobiliario, que originariamente expiraba el próximo año, hasta al menos el ejercicio 2014.

En esta misma línea, también ha decidido colocar a alrededor de 30.000 trabajadores públicos “en la reserva laboral” este año, lo que implicará reducir su salario en un 60%, y darles doce meses para encontrar un nuevo trabajo en el sector público o perder sus empleos.

El portavoz del Gobierno, Ilias Mossialos, ha defendido las medidas y ha dicho que “envían el mensaje a los mercados y los aliados de que Grecia quiere y puede cumplir sus obligaciones y permanecer firmamente en lo más profundo del euro y la Unión Europea”.

Los dos sindicatos más representativos de Grecia, ADEDY y GSEE, han convocado sendos paros de 24 horas para los próximos días 5 y 19 de octubre para protestar contra las nuevas medidas de ajuste, que el Gobierno prevé acordar con la ‘troika’ (UE, BCE y FMI) con el fin de cumplir con los objetivos de déficit.

Ambas organizaciones sindicales representan a alrededor de 2,5 millones de trabajadores, lo que equivale a la mitad de la fuerza de trabajo de Grecia. Hasta la fecha, han convocado sucesivas huelgas desde que el país obtuvo el pasado año la ayuda de 110.000 millones de euros por parte de la UE y el FMI para evitar la bancarrota.