Miércoles, 29 enero 2020


Relacionadas

 


Ecologistas en Acción pide la prohibición de la pesca en el embalse de Iznájar ante la introducción del siluro



CÓRDOBA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción ha pedido la prohibición total de la pesca en el embalse cordobés de Iznájar en la reunión del Consejo Provincial de Biodiversidad, celebrada este jueves, “ante la introducción ilegal de siluro (Silurus glanis) en dicho embalse, el pez exótico invasor más perjudicial que se ha introducido en nuestros ecosistemas acuáticos”.

Según ha informado el colectivo ecologista en un comunicado, “la propuesta de la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente de mantener la prohibición de la pesca del siluro, permitiendo la pesca con carácter general en las zonas autorizadas del embalse, supone facilitar la expansión de esta especie al resto de masas de agua de Andalucía”.

El siluro, según Ecologistas en Acción, “es una especie exótica invasora de imposible erradicación una vez que coloniza un ecosistema y que depreda sobre los peces autóctonos, anfibios e incluso aves. Este pez es un gran depredador de agua dulce que puede alcanzar los 2,5 metros de longitud y más de 100 kilos de peso. Su introducción en España se hizo de forma ilegal, por pescadores, y desde entonces se ha traslocado a diferentes cursos fluviales con fines de pesca”.

Desde hace un par de años “se tienen noticias de capturas de esta especie” en el embalse de Iznájar, “si bien no ha sido hasta julio de este año cuando se ha tenido constancia oficial, por capturas controladas por la Consejería de Medio Ambiente y debidamente identificadas por la Universidad de Córdoba (UCO).

Según Ecologistas en Acción, “el interés creciente por parte de algunos colectivos de pescadores de expandir la especie a los diferentes embalses andaluces, con la finalidad de practicar su pesca, supone un riesgo cierto de traslocar esta especie y de transportar en el agua larvas de mejillón cebra. Este riesgo no se evita solo con el mantenimiento de la prohibición de la pesca de la especie y la única medida disuasoria para evitar que colonice el resto de masas de agua es, precisamente, la prohibición total de la pesca en aquellos lugares donde sea introducido de forma ilegal”.

Por eso, según ha advertido el colectivo ecologista, “en caso de prosperar la propuesta de la Consejería de Medio Ambiente, asistiremos en un corto plazo de tiempo a la destrucción de la fauna autóctona de nuestros embalses y grandes cursos fluviales, a medida que la pesca ‘accidental’ del siluro aumente el número de aficionados y estos lo propaguen por el resto de las aguas andaluzas”.