Martes, 28 enero 2020


Relacionadas

 


Trabajadoras de Limasa suspenden de forma indefinida el servicio hasta que no cobren la nómina de octubre



JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las trabajadoras de Limasa, la concesionaria municipal de limpieza de los colegios públicos y dependencias municipales de Jerez de la Frontera (Cádiz), han vuelto a suspender el servicio en los 47 centros escolares de la localidad de forma indefinida hasta que no cobren la nómina de octubre.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta del comité de empresa Inmaculada Barea, ha explicado que la plantilla ha acordado esta medida –pese a haberla descartado 24 horas antes en asamblea– debido a la “provocación” de la alcaldesa de Jerez, María José García-Pelayo (PP).

En este sentido, ha denunciado la actitud de la regidora popular por dirigirse a las trabajadoras durante una concentración frente al Ayuntamiento jerezano y decirles que “este mes no había dinero y que el que viene habría menos”, palabras que “indignaron” a las compañeras concentradas, provocando una crisis de ansiedad en una empleada.

Tras el incidente, la plantilla ha convocado una asamblea de trabajadoras y ha acordado “no ir a los colegios”, los cuales no se limpian desde este martes a las tres de la tarde, y cumplir sus distintos turnos de limpieza (06,30 a 09,00 horas; 15,00 a 19,30 y 14,30 a 21,30 horas) a las puertas de su centro de trabajo.

Unos 15.000 alumnos se verán afectados por esta incidencia, ya que la plantilla, que este miércoles ha vuelto a cortar el tráfico junto con las trabajadoras de Acasa (Ayuda y Asistencia a Domicilio), no está dispuesta a retomar la actividad hasta que no les ingresen la nómina en su cuenta corriente.

Barea ha criticado la situación que sufre este colectivo, cuya plantilla se compone de 90 empleadas fijas y 30 eventuales y que percibe unas nóminas “mínimas”, siendo la más elevada de 800 euros, mientras que los 80 trabajadores restantes pertenecen al servicio de limpieza de las dependencias municipales, cuya actividad funciona con normalidad.

Las empleadas de limpieza en los colegios públicos jerezanos ya suspendieron el servicio el pasado mes de octubre durante cuatro días para protestar por el impago de su salario de septiembre.