Sábado, 15 agosto 2020


Relacionadas

 


Científicos de la UAL estudian sustancias que mejoren las propiedades del mármol



ALMERÍA, 23 Nov. (EUROPA PRESS) –

El Grupo Química de Coordinación, Organometálica y Fotoquímica de la Universidad de Almería, junto al Centro Tecnológico de la Piedra (CTAP), estudian añadir determinadas sustancias químicas al mármol que mejoren su aspecto y lo doten de propiedades particulares que incrementen su precio de venta.

En una nota, la Fundación Descubre señala que el responsable del estudio, Antonio Romerosa, ha indicado que la piedra es un producto inorgánico que tiende a absorber sustancias que incluso pueden llegar a mancharla aunque si se le añaden materiales como siliconas o pinturas “éstas permanecen en la superficie, recubriéndolo”.

Los investigadores estudiarán cómo ambas propiedades, las de absorción e impermeabilidad, “pueden modificarse añadiendo a la piedra natural sustancias químicas que, a su vez, la doten de características especiales como, por ejemplo, un color diferente o un cambio de tonalidad en función de la luz que reciba en cada momento del día”. En esta misma línea, otro de los objetivos es conseguir que la piedra sea “fotosensible” o “termosensible”, para que modifique su color dependiendo de la cantidad de luz que reciba o la temperatura que tenga.

Aunque la mayoría de estas innovaciones van encaminadas a mejorar las cualidades estéticas del mármol, otra de las líneas de investigación del proyecto incide en las propiedades autocatalíticas de la piedra. “La idea consiste en mezclar el mármol con alguna sustancia química que le permita tener una serie de propiedades especiales que aprovechen sus propias características”, afirma el profesor Romerosa.

En este sentido, el grupo de trabajo ha conseguido aumentar la temperatura de las resinas que se utilizan para pegar el mármol en chimeneas. Su principal ventaja, explica el investigador, es evitar el uso de resinas más caras y, dado que las piedras tienen que encajar de un modo determinado, facilitar el trabajo de corte.

Los investigadores proponen además un mármol “autolimpio” cuya técnica consisten en añadir a la piedra sustancias dopantes (químicas) que destruyan la carbonilla y el polvo producidos por la contaminación. Así, al entrar en contacto con los rayos del sol, reaccionan, se queman y desaparecen, de forma que la piedra se mantendría limpia durante más tempo. “Es un proceso que eliminaría catalíticamente la suciedad”, sintetizan.