Viernes, 10 julio 2020


Relacionadas

 


La facturación agraria en 2011 se sitúa en 625,4 millones, casi un 8,3% menos que el año pasado



La asociación dice que los subtropicales son el sector “estrella” y los cítricos, el “ruinoso”, y pide que se regulen los precios

MÁLAGA, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Málaga ha hecho balance de la actividad en la provincia de Málaga durante 2011, un año que se cierra con una facturación total –agrícola y ganadera– de 625,4 millones de euros, lo que supone una caída general del sector del 8,27 por ciento –56,4 millones– con respecto al pasado ejercicio. La principal razón son los bajos precios, ya que el coste de la producción es superior al precio de venta, aunque también han influido aspectos externos como la crisis de la E.Coli.

En concreto, la facturación agrícola se ha situado en 471,1 millones de euros, un 12 por ciento menos que en 2010, presentando un peor comportamiento el sector del olivar, frutas y hortalizas y cítricos, según ha explicado este miércoles en rueda de prensa el presidente de la asociación, Carlos Blázquez, quien ha estado acompañado por Baldomero Bellido, técnico en el sector del olivar; Benjamín Faulí, técnico de Frutas y Hortalizas, y Carlos Carreira, veterinario de Asaja Málaga.

De esta forma, en el olivar ha habido una bajada “considerable” de la facturación, ya que ha pasado de 152,4 millones en 2010 a 109,8 en 2011, lo que supone un descenso del 28 puntos porcentuales motivado por la bajada en la producción. Además, son ya tres años en los que los precios del aceite se mantienen por debajo de los 2,20 euros por kilo, que es la cuantía mínima que debe tener para que el cultivo sea rentable, perdiéndose, por ello, 43 millones de euros.

En el caso de las frutas y hortalizas, el principal problema es la bajada de precio motivada por la crisis de la E.Coli, que ha provocado que se pierdan más de 37 millones de euros. Éste ha repercutido en todos los productos de este sector, salvo en la alcachofa, que se ha mantenido porque la producción fue anterior al mes de mayo.

Factores externos han sido también los responsables del descenso en la facturación del sector del tomate –se pasa de más de 100 millones de euros a 33–. Y es que “si no se frenan los acuerdos con Marruecos, este producto está condenado a desaparecer”, ha lamentado Blázquez.

MEJOR Y PEOR SECTOR

De “ruinoso” ha calificado el responsable de Asaja Málaga el año para el sector de los cítricos debido, principalmente, a los precios. “Vemos cómo, año tras año, no hay ninguna regulación de mercado, los precios suben y bajan y este año han bajado de tal forma que lleva a una pérdida total del 30 por ciento respecto a 2010″, ha aseverado. En el caso del limón malagueño, se pasa de facturar 23 a 11,4 millones.

Los cítricos se concentran en su mayoría en la Comarca del Guadalhorce, “la gran perdedora”, debido al negativo comportamiento de este sector, “que está llevando a la desaparición de muchas parcelas y explotaciones porque estos productos siguen sin regulación de precios y con unos costes que no hay manera de rebajarlos”, ha precisado Faulí.

Frente a esto, se encuentra la comarca de la Axarquía, donde predominan los subtropicales, “la única producción que ha tenido una facturación importante” durante 2011. Éste es el sector que “tiene futuro ahora mismo en la producción agraria malagueña”, ya que va aumentado su producción y este año lo ha hecho de manera “importante, gracias a la pluviometría: ha caído agua en el momento justo y necesario”, el problema ha sido el precio, ha apuntado.

En concreto, el aguacate ha vuelto a ser un año más “la tabla de salvación de la agricultura malagueña”, un producto “estrella” que este ejercicio ha tenido un producción “récord” –52.000 toneladas frente a las 40.000 del pasado año debido a las lluvias caídas–. Esto ha supuesto que la facturación total aumente hasta los 65 millones de euros, 15 más que en 2010.

Otro repunte “llamativo” es el registrado en los cultivos herbáceos, que han experimentado “un espectacular” crecimiento del 72 por ciento, facturando 45,6 millones de euros, 19,2 millones más que en 2010. En este caso, la producción también se ha visto beneficiada por las lluvias.

GANADERÍA

Frente a la agricultura, la ganadería ha experimentado un “pequeño” repunte –del 4,9 por ciento– en comparación con 2010, con una facturación de 153,7 millones de euros, ha apuntado el responsable de la asociación agraria, quien ha precisado que este dato puede llevar a engaño, ya que la comparativa se hace con un año “especialmente malo” y es que “sólo le quedaba levantar cabeza o desaparecer”.

Aún así, Blázquez ha apuntado que hay dos sectores que están prácticamente condenados a la desaparición: la leche de vacuno, que ha pasado de facturar 12 millones de euros de 2002 a los 2,8 millones de 2011, y el porcino ibérico, que se está quedando como una explotación residual en Málaga que apenas factura 1,5 millones.

La “debacle” de la ganadería se debe, según ha explicado, a los bajos precios que los ganaderos reciben por sus productos y a los altos costes que pagan por los piensos. “La rentabilidad de las explotaciones es cada vez menor, con precios de hace más de 10 años y unos disparatados costes de producción”, ha asegurado el representante de Asaja Málaga.

En cuanto al empleo en ganadería y en agricultura, ha destacado que si se han perdido puestos de trabajo ha sido porque “el campo no lo ha necesitado, no porque a causa de la crisis no hayamos recogido una cosecha y se haya perdido la mano de obra”.

“La cosecha se ha recogido, se ha vendido y se ha perdido dinero”, ha apuntado, especificando que la mano de obra “no se regula en función de la crisis o el precio, sino que es la que el campo nos demanda; se utiliza la mano de obra que requieren las producciones, incluso no siendo rentables”.

Otro de los problemas a los que han tenido que hacer frente los agricultores y ganaderos de la provincia de Málaga ha sido al aumento de los robos en el campo, no sólo de cultivos, sino también de enseres. No obstante, ha destacado la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han logrado detener a ladrones y recuperar mercancía.

RETOS PARA 2012

En definitiva, el campo malagueño “vuelve a arrojar unas cifras que evidencian la necesidad de un cambio de rumbo urgente y radical”, así como de un Gobierno “fuerte que defienda sus intereses”. Por ello, los representantes de Asaja han exigido al nuevo ministro de Agricultura que regule la cadena de precios.

El motivo, han destacado, es que “todos los eslabones de la cadena resulten beneficiados y se acabe con los abusos de la distribución que mantiene en jaque a los productores, a los que pagan precios irrisorios por sus productos, y a los consumidores, que ven cómo los precios se multiplican de forma exponencial en los lineales de los supermercados”.

Asimismo, el máximo responsable de Asaja Málaga ha incidido en que 2012 será “un año tremendamente importante” para el futuro de la agricultura y la ganadería de Málaga, España y Europa porque se van a negociar las ayudas a partir de 2014″, las cuales contarán “con un presupuesto menor que el que se tenía”.

Hay que fijar un reparto entre los países europeos, una tarea que será “bastante complicada” porque “somos ya 27 países con intereses muy diferentes y cada uno intenta arrimar el ascua a su sardina”. Incluso, ha especificado Blázquez, es un reparto difícil dentro de España, donde hay 17 comunidades autónomas “en las que las diferencias de cultivo y producción son tremendas y sus intereses muy diferentes”.

“Es un año de mucha negociación tanto en Europa como en España y un año en el que el nuevo Ministerio de Agricultura se tiene que esforzar al máximo en las negociaciones que haya en Bruselas”, ha manifestado Blázquez, agregando que “no le queda más remedio que dejarse la piel en las negociaciones porque es mucho lo que nos estamos jugando en 2012″.