Martes, 20 agosto 2019


Relacionadas

 


Aumentan a 72 los muertos en la cadena de atentados contra los chiíes de Bagdad



LOS HERIDOS RONDAN LOS DOS CENTENARES

BAGDAD, 22 Dic. (Reuters/EP) -

Al menos 72 personas han muerto y 217 han resultado heridas como consecuencia de una decena de ataques perpetrados este jueves en varias zonas mayoritariamente chíies de Bagdad, en lo que parece el primer ataque coordinado en la capital iraquí desde la retirada de las tropas estadounidenses del país, según informó un portavoz del Ministerio de Sanidad.

La explosión más grave (con al menos 18 muertos) se produjo en el área comercial de Karrada, donde un terrorista suicida al volante de una ambulancia hizo detonar sus explosivos cerca de una oficina del Gobierno, según informaron fuentes policiales y médicas.

Aparte, la Policía ha informado de al menos dos bombas artesanales en el distrito de Amil (suroeste), que causaron siete muertos y 21 heridos; un coche bomba en Doura (sur), con tres muertos y seis heridos; dos bombas en Alaui (centro), otros explosivos en los distritos de Shaab y Shula (en el norte) y una bomba de fabricación artesanal cerca del barrio de Adhamiya, mayoritariamente suní, que causó un muerto y cinco heridos.

“EL MOMENTO ELEGIDO”

“El momento elegido para cometer estos crímenes y los lugares donde se efectuaron confirman su naturaleza política”, declaró el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en un comunicado.

Las últimas tropas estadounidenses abandonaron Irak el pasado fin de semana, nueve años después del comienzo de la invasión contra el régimen de Sadam Husein. Asimismo, Maliki ha tomado recientemente un par de decisiones que podrían reactivar los enfrentamientos del pasado entre suníes y chiíes.

Por una parte, Maliki (de confesión chií) ordenó esta semana la detención del vicepresidente suní Tareq al Hashemi, al que acusa de organizar asesinatos y atentados con bomba. Hashemi ha rechazado las acusaciones y se ha refugiado en el Kurdistán iraquí.

Por otra, el primer ministro ha pedido al Parlamento que cese al viceprimer ministro, el también suní, Salé al Mutlaq, por unas declaraciones en las que éste acusaba a Maliki de haber tenido vínculos con Sadam Husein.