Domingo, 29 marzo 2020


Relacionadas

 


La Junta y la UCA prorrogan un año el proyecto para potabilizar agua con nuevas tecnologías



La instalación, situada junto a la ETAP de Puerto Real, ha sido creada por la UCA y está alimentada con energía renovable

CÁDIZ, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y la Universidad de Cádiz (UCA) han decidido prorrogar durante un año el proyecto ETAP-ERN, que investiga la potabilización del agua con nuevas tecnologías, dado los buenos resultados que se están obteniendo hasta la fecha y su proyección internacional.

Según ha indicado la Junta en un comunicado, el pasado año finalizó la implantación en Puerto Real de una planta piloto que actualmente está sirviendo como laboratorio de una nueva tecnología de potabilización del agua corriente, la nanofiltración. La compaginación de este sistema con la energía renovable hace que esta instalación sea “única en el mundo”.

Este proyecto es un modelo de gestión eficiente y sostenible del ciclo integral del agua, ya que se pretende conseguir un agua potable de mayor calidad para su consumo con el menor coste posible y con la utilización de energías renovables. El ETAP-ERN analiza las posibles ventajas de esta nueva tecnología con respecto a la potabilización convencional para evaluar su viabilidad a la hora de su implantación en un futuro.

El proyecto surgió por el convenio alcanzado entre la Consejería de Medio Ambiente –que lo financia con 490.528 euros– y la UCA, con la colaboración del Consorcio de Aguas de Zona Gaditana. Inicialmente estaba previsto alargarlo durante tres años, hasta octubre del año 2011, pero finalmente se prolongará un año más.

Entre los factores que han llevado a decidir la prórroga está la proyección internacional que está adquiriendo esta experiencia. En este sentido, la delegada provincial de Medio Ambiente de la Junta en Cádiz, Silvia López, ha recordado que el pasado mes de noviembre la UCA informó de la visita de delegaciones de Universidades de Corea del Sur y Rusia que visitaron la planta piloto de nanofiltración y mostraron un “gran interés” en el proyecto.

La planta piloto está situada en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de El Montañés, en el término municipal de Puerto Real. Tras finalizar la primera fase del proyecto, consistente en la creación de una instalación que cuenta con una capacidad para tratar 50 metros cúbicos de agua diarios, ésta se está utilizando como laboratorio de un nuevo sistema de potabilización del agua mediante membranas de nanofiltración, con ventajas con respecto al tradicional, como el hecho de que no se generan lodos, con el objetivo de evaluar su potencial para complementar o sustituir el tratamiento convencional.

La planta está diseñada para trabajar autónomamente, empleando el viento y el sol, además del hidrógeno, recursos “totalmente limpios y renovables que no dejan huella energética alguna”. La instalación cuenta con dos aerogeneradores, 20 módulos fotovoltaicos y una pila de combustible de 0,8 KW alimentada con hidrógeno embotellado. Genera once kilovatios de energía y acumula la sobrante en baterías con una autonomía de ocho horas. Estas características hacen que esta planta sea la única que utiliza esta tecnología compaginada con las energías renovables.