Martes, 7 abril 2020


Relacionadas

 


Las trabajadoras de la ayuda a domicilio secundan este lunes el primero de los paros convocados en el servicio



ARMILLA (GRANADA), 8 Ene. (EUROPA PRESS) –

Las trabajadoras de la empresa responsable de la ayuda a domicilio en Armilla (Granada), Armisad, secundan este lunes el primero de los paros parciales convocado en el servicio, de 12,00 a 13,00 horas, por el impago de sus salarios. Las empleadas tienen previsto concentrarse a mediodía en la entrada de Armisad, en la carretera de Armilla a Las Gabias.

La protesta, que se repetirá el jueves, se convocó por el sindicato UGT el pasado miércoles después de que concluyera sin avenencia el encuentro programado en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) previo a la huelga.

Manuela Hortelano, delegada de UGT en dicha empresa, ha explicado que aunque las ochenta trabajadoras de Armisad ya han cobrado uno de los tres meses de salario que les debían, los paros siguen adelante, por considerar que están pagando la falta de previsión y financiación de la empresa.

La representante de UGT ha aclarado que el Ayuntamiento de Armilla está al corriente de pago con Armisad, a la que abona el servicio cada 60 días, tal y como establece la normativa aplicable, y que es la empresa la que se espera a abonar los salarios cuando dicho Ayuntamiento realiza el ingreso del servicio.

Hortelano ha dicho no entender cómo una empresa como Armisad, que factura más de un millón de euros al año, “no busca una forma de financiación alternativa a los pagos del Ayuntamiento”, como una póliza de crédito con alguna entidad bancaria, “que asegure que las 80 trabajadoras cobren su salario todos los meses, como es su derecho”.

La representante de UGT ha recordado además que las irregularidades en el abono de salarios comenzaron en julio, mes en que ya sufrieron retrasos en el pago de sus nóminas, y se han ido agravando hasta llegar a la situación actual de impago de los dos últimos meses de trabajo, ha informado UGT en un comunicado.

Y a pesar de ello, ha señalado, las trabajadoras siguen cubriendo todos y cada uno de los servicios de ayuda a domicilio a las personas dependientes de la localidad.

Manuela Hortelano ha concluido calificando como “intolerable” que la empresa “con su morosidad provoque esta situación en un servicio social fundamental, del cual es responsable, en perjuicio tanto de trabajadoras como usuarios de la ayuda a domicilio”.