Martes, 28 enero 2020


Relacionadas

 


Más de 500 personas marchan en Algar para reivindicar más seguridad en las carreteras secundarias



ALGAR (CÁDIZ), 8 Ene. (EUROPA PRESS) –

Más de 500 personas, según los organizadores, han participado este domingo en una marcha por la carretera CA-6107 del término municipal de Algar (Cádiz), ataviadas con chalecos reflectantes y pancartas con el mensaje ‘Medio rural, carreteras tercermundistas’, para reivindicar una mejora en la seguridad de ésta y otras vías secundarias cuyo estado “lamentable” ha causado “numerosos accidentes mortales”.

El promotor de la iniciativa, Antonio Sañudo, cuyo hijo de 21 años falleció el pasado 9 de enero de 2010 en un accidente de tráfico registrado en el kilómetro 7 de esta misma carretera, ha calificado de “éxito” esta convocatoria que “ha superado en afluencia” a la que se convocó en 2011 coincidiendo con el primer aniversario de la muerte del joven.

Sañudo, que se ha mostrado “muy agradecido” por la acogida de esta marcha, a la que se han unido personas de Málaga, Granada o Sevilla, ha calificado de “vergonzoso” el hecho de que dos años después de la pérdida de su hijo se siga “ignorando” su petición de colocar unas vallas en este punto de la carretera que “podrían haber salvado la vida” del joven.

En esta reivindicación por una mayor seguridad vial, los manifestantes han vestido “con chalecos reflectantes, mientras dos vehículos con sirenas han controlado los extremos de la marcha”. Así, a las 11,30 horas han partido de la plaza Rafael Alberti de Algar para terminar en el kilómetro 2 de la CA-6107, donde tuvo lugar otro accidente que “costó la vida a dos chicas jóvenes” y que “hasta dos años después, no se colocaron unas vallas”. Allí se han lanzado 1.000 globos de helio “en memoria de todas las víctimas inocentes”.

Asimismo, Sañudo ha criticado que en muchas ocasiones se tienda a “criminalizar al conductor, máxime si es joven”, cayendo en el “tópico” de asociar los siniestros a los excesos de velocidad, el alcohol o las drogas. Sin embargo, afirma que su hijo “no bebía ni fumaba, era muy sano y sobre todo muy responsable” y el accidente se produjo “a las 20,00 horas de la tarde, cuando iba a Prado del Rey a ver a su novia”. Además, comenta que, según el informe técnico de la Guardia Civil, la velocidad del impacto era de 68 kilómetros por hora.

Del mismo modo, ha explicado que su hijo entró en una zona llena de barro, porque la calzada “reúne todas las condiciones para que el barro acceda a la carretera, perdiendo la adherencia”, y poco después en una curva con cambio de rasante bastante pronunciado.

Relata que “muy cerca de la calzada hay un malecón en el lado derecho, pasando por debajo un arroyo con una caída de casi cuatro metros sin ningún tipo de protección, sólo ese malecón a 30 centímetros de la calzada para truncar la vida de cualquier persona que se empotre contra él”. Su hijo tuvo la mala fortuna. “Con unas simples vallas de seguridad Dani hoy estaría entre nosotros”, ha lamentado.

Por tanto, ha indicado que el objetivo de la marcha es “evitar más accidentes” exigiendo que se pongan “más medios” en las carreteras y cuenten con las “mínimas condiciones de seguridad”, ya que las campañas de prevención “tienden a culpar al conductor, que es cierto que tiene responsabilidad, pero desde luego no son los únicos que intervienen en la seguridad vial”.