Miércoles, 12 agosto 2020


Relacionadas

 


Auxiliados cuatro montañeros en dos rescates en el Pico de la Sagra y Sierra Nevada



GRANADA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha auxiliado este fin de semana a cuatro montañeros, una de ellos una mujer herida, en dos rescates realizados en el Pico de la Zagra y en Sierra Nevada, en las inmediaciones del Puerto de la Ragua.

El primero de los rescates se realizó el pasado sábado por la tarde en la cara norte del Pico del Chullo, en el término municipal de Ferreira, cerca del Puerto de la Ragua, a unos 2.600 metros de altura.

Tres montañeros sevillanos, de entre 32 y 66 años de edad, solicitaron el auxilio de la Guardia Civil porque estaban agotados tras varias horas de andadura; pero, sobre todo, porque se les estaba haciendo de noche y seguir la ruta que le marcaba el dispositivo GPS se les hacía muy duro al tener que abrir huella todo el tiempo.

La Guardia Civil desplazó hasta la zona al helicóptero de esta Comandancia junto con dos guardias civiles del Servicio de Montaña. Tras localizar a los montañeros y comprobar que se encontraban ilesos y que sólo sufrían de cansancio, los llevaron hasta la zona de estacionamiento del Puerto de la Ragua, que era el lugar en donde habían dejado su vehículo, aunque para ello el helicóptero tuvo que realizar dos viajes.

El segundo de los rescates fue algo más complicado ya que la víctima se había fracturado el tobillo y debido a que estaba oscureciendo cuando se realizó el rescate, el helicóptero tuvo que aterrizar en el hospital de Baza y permanecer allí toda la noche ante la imposibilidad de regresar a Granada.

Un grupo de senderistas murcianos que recorrían el Pico de la Sagra, en el término municipal de Huéscar, llamaron ayer por la tarde a la Guardia Civil solicitando ayuda, ya que uno de ellos, una mujer de 45 años, se había torcido el tobillo y no podía continuar caminando.

El helicóptero y los guardias civiles del Servicio de Montaña de esta Comandancia se desplazaron a la zona rápidamente. Como el lugar era muy escarpado el helicóptero no realizar un aterrizaje completo, por lo que sólo se quedaron los dos guardias civiles, quienes tras inmovilizar la pierna a la víctima, la transportaron hasta una zona en la que el helicóptero pudo hacer un aterrizaje parcial para evacuarla hasta el hospital de Baza.

Uno de los guardias civiles del Servicio de Montaña se quedó con el resto de senderistas para acompañarlos hasta donde habían dejado sus vehículos.