Lunes, 30 marzo 2020


Relacionadas

 


La Embajada de EEUU cree que es “temprano” para hablar de una solución en Palomares



LAS BOMBAS ATÓMICAS DE 1966

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Embajada de EEUU ha afirmado que aún es “temprano” para hablar de que se haya alcanzado una “solución” sobre qué hacer con la tierra contaminada de plutonio que permanece en Palomares (Almería), donde cayeron cuatro bombas nucleares cuando dos aviones de la Fuerza Aérea norteamericana chocaron en el aire en 1966.

El portavoz de la legación, Jeffrey Galvin, ha indicado a Europa Press que la limpieza de la zona –aproximadamente unas 40 hectáreas– “sigue siendo un tema de discusión” entre las autoridades norteamericanas y las españolas, pero también dentro de la propia Administración de Barack Obama.

Galvin se expresaba así tras el anuncio hecho este viernes por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, quien en rueda de prensa ha asegurado haber obtenido “garantías” de que EEUU “retirará con rapidez la tierra contaminada”, si bien no ha detallado de quién en concreto proceden esas garantías.

El portavoz de la Embajada ha añadido que hoy por hoy siguen siendo válidas las declaraciones que la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, efectúo sobre el tema en su última visita a Madrid, en julio pasado, tras reunirse con su colega española por aquel entonces, Trinidad Jiménez.

Clinton no se comprometió expresamente con la limpieza de Palomares, pero aseguró que la Administración Obama se estaba “tomando muy en serio” el asunto, consciente de la “sensibilidad” que el tema despierta en España, y señaló que el Departamento estadounidense de Energía seguía colaborando con expertos en busca de una solución “cooperativa”.

El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) siempre ha sostenido que la descontaminación radioactiva de Palomares pende de la “decisión política” que tome el Gobierno de EEUU sobre si considera que tiene la “obligación internacional de retirar una contaminación que ellos han vertido”.

España quiere que EEUU acepte llevarse los residuos –quedan aproximadamente 40 hectáreas afectadas– ya que nuestro país carece de infraestructuras para almacenarlos o enterrarlos.

García-Margallo se entrevistará este sábado con Clinton en Munich, donde ambos asistirán a la Conferencia de Seguridad que anualmente acoge esta ciudad.