Lunes, 10 agosto 2020


Relacionadas

 


Detenido el dueño de un local de compraventa de oro por estafar 100.000 euros a un millar de clientes



La operación continúa abierta ya que regenta siete comercios en Andalucía y tiene relación con un centenar de locales en España

17 de febrero

La Guardia Civil ha detenido al propietario de un establecimiento de compra-venta de oro ubicado en Vícar (Almería) y ha imputado a tres de sus empleados acusados de engañar a, al menos, un millar de clientes a los que supuestamente les hacían creer que el peso de la mercancía que les entregaban era inferior al real. Los primeros datos apuntan a que habían obtenido ganancias cercanas a los 100.000 euros sin ningún tipo de control fiscal.

Según ha informado la Comandancia en una nota, la investigación comenzó en octubre tras el descubrimiento de varias estafas que se habían realizado en el comercio ya que constaba que habían abonado a los clientes menos dinero del que aparecía reflejado en las facturas y en el libro de registro.

La Guardia Civil activó a partir de ese momento un dispositivo para controlar al dueño de este comercio, un joven de 28 años y vecino de Andújar (Jaén) identificado como R.F.M., que, al parecer, había dado instrucciones precisas a sus empleados para timar a las personas que optaban por este establecimiento para vender su oro.

El arrestado anunciaba campañas publicitarias donde llegaba a ofertar hasta 38 euros por cada gramo de oro, para atraer así a los clientes. Una vez en el local, las dependientas pesaban la mercancía que les ofrecía el cliente y les informaban de que el peso era inferior al que realmente marcaba la báscula sin mostrarles el resultado del pesaje.

A continuación, según ha precisado la Comandancia, ofrecían un precio de compra por esa cantidad de oro equivalente al precio ofertado en la publicidad, aunque realmente ese dinero correspondía en una relación de 10 euros por gramo atendiendo al peso real de la mercancía.

Toda esta maniobra era desconocida por el cliente ya que, además de no conocer el peso real, firmaba una factura en blanco en la que no constaba ni el peso ni el valor de la transacción. Tras la marcha del cliente, se plasmaba en dicha factura el peso y la cantidad real que debería haberse abonado al cliente.

La operación continúa abierta, por lo que no se descarta la implicación del detenido en otros hechos similares ya que, en la actualidad, R.F.M. regenta otros siete establecimientos comerciales en Andalucía y podría estar relacionado con un centenar de locales en el ámbito nacional. Las diligencias instruidas, junto con el detenido, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Almería.