Lunes, 10 agosto 2020


Relacionadas

 


Margallo tiene garantías de las autoridades de Mali y Somalia de que los 4 cooperantes secuestrados están bien



MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Mali y Somalia han dado garantías al ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, de que los cuatro cooperantes que permanecen secuestrados en esos dos países “se encuentran bien”.

Así lo ha revelado el ministro en una entrevista en la Cope recogida por Europa Press, en la que no ha querido dar detalles sobre las gestiones en marcha para liberarles pues se trata de un tema que hay que llevar “con mucha discreción”.

No obstante, el ministro ha confirmado que Enric Goyanols y Ainhoa Fernández de Rincón, raptados junto a una italiana en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) permanecen retenidos en Mali, mientras que las trabajadoras de Médicos sin Fronteras Blanca Thiebaut y Montserrat Serra, tomadas como rehenes en los campamentos de refugiados de Dadaab (Kenia) están en Somalia.

García-Margallo ha indicado que ha hablado de esta cuestión “con todos los ministros” de Exteriores de la UE, así como con los árabes y ha citado a Argelia expresamente. “Con Mali he hablado mucho”, ha señalado el ministro, que este sábado viajó precisamente a Bamako para reunirse con el presidente de este país, cuyo ministro de Exteriores visitará pronto España.

El mes pasado García-Margallo tuvo oportunidad de reunirse con el primer ministro somalí en una conferencia internacional en Londres. El Gobierno –ha querido dejar claro– no ha dejado “un solo día” de hacer gestiones para liberar tanto a los dos cooperantes secuestrados a finales de octubre en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) como a las dos trabajadoras de Médicos sin Fronteras.

De hecho, ha relatado, lo primero que hizo su antecesora en el cargo, Trinidad Jiménez, cuando él tomó posesión del cargo fue entregarle una carta de las familias de los cooperantes. El ministro decidió mantener al mismo equipo que mantenía contacto con las familias en la etapa de Jiménez pues el elemento humano en este tipo de casos es extraordinariamente importante, según ha explicado