Miércoles, 26 septiembre 2018


Relacionadas

 


Valderas: Arenas “no quiere ser demócrata y debatir como dice el Estatuto”



12 de marzo

El candidato de IULV-CA a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, ha insistido este lunes a unas horas del debate electoral que sería “un error tan gordo” el hecho de que el candidato popular, Javier Arenas, no asistiera, que lo primero que dirá a los andaluces en el encuentro es que “hay un atril que se ha tenido que quitar del medio porque hay un señor que no quiere ser un demócrata y debatir como dice el Estatuto de Autonomía”.

En declaraciones a los periodistas en Bollullos Par del Condado (Huelva) antes de iniciar un reparto de propaganda electoral en el mercadillo de la localidad, Valderas ha insistido que “hoy todas las normas democráticas obligan a los debates al máximo nivel”.

Por eso, según ha añadido, “me da igual uno, dos o cinco debates, e incluso si después del de hoy tiene que venir otro detrás, pues IU estará abierta a cuantos debates sean necesarios. El que parece que no quiere debatir es Arenas”, ha señalado.

En este sentido, ha asegurado que “el PP no pide aplazar el debate, sino que lo rehúsa porque le da miedo al no tener capacidad ni argumento para ponerse en contra de la política del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy”, una política que, a su juicio, “está machacando a la clase trabajadora, a la mayoría social y a Andalucía con unos presupuestos ocultos”.

“A Arenas empieza a darle miedo descubrir su programa para Andalucía”, según ha enfatizado Valderas, ya que “tiene un programa oculto que con toda seguridad será mimético al programa de Rajoy”. En este sentido, ha asegurado que Arenas, si debate, “tendrá que decir a los andaluces que está de acuerdo con que 150.000 parados más se den en Andalucía a lo largo de 2012″.

Así, preguntado por la posibilidad de que debatiera únicamente con el candidato socialista, José Antonio Griñán, Valderas ha señalado que espera “no tener ningún tipo de problemas” y que se lleve a cabo un debate “desde el respeto, firmeza y contundencia que merece un debate como el actual”.

En este punto, ha asegurado que no se va a “guardar ningún as en la manga ni ninguna carta, ya que voy a decir lo que pienso y si es posible en el lenguaje del pueblo, en el de la calle”, que, a su juicio, es “el más autorizado porque es el lenguaje del sufrimiento”