Lunes, 28 julio 2014


Relacionadas

 


El fiscal de París no descarta “ninguna pista” sobre los asesinatos en el sur de Francia



El fiscal de París, François Molins, ha aclarado este martes por la tarde que “no se ha descartado ninguna pista” en el marco de las investigaciones por los tres asesinatos registrados en los últimos días en el sur del país, entre ellos el tiroteo en una escuela judía de Toulouse en el que murieron cuatro personas.

El fiscal ha dicho que “al contrario de lo que se ha dicho, no se ha descartado ninguna pista”, en una aclaración que llega después que los medios locales descartasen la implicación en los crímenes de tres militares expulsados de las Fuerzas Armadas en 2008 por actividades neonazis.

Molins, en una comparecencia ante la prensa en la que ha apelado a la prudencia, ha matizado que no existe “ninguna certeza” sobre si el pistolero llevaba una cámara en el momento de abrir fuego junto a la escuela judía, como también se ha especulado.

Las autoridades tratan de confirmar que tanto en la muerte de tres militares como en el ataque de la escuela fueron perpetrados por una única persona, como parecen apuntar las primeras pesquisas. Los investigadores han realizado ya “cientos de interrogatorios”, según Molins.

El fiscal no ha descartado que el autor de los crímenes “pase de nuevo a la acción”, aspecto sobre el cual ha planteado la periodicidad con que se han producido las acciones, “premeditadas” a juicio de Molins. Así, ha recordado que entre la primera muerte de un militar en Toulouse y el segundo ataque, ocurrido en Mountaban y que causó la muerte de otros dos uniformados y dejó a un tercero en coma, transcurrieron cuatro días, los mismos que pasaron hasta el suceso de la escuela.

En todos los casos el tirador utilizó el mismo arma, del calibre 11,43 milímetros, y se sirvió de la misma motocicleta, una scooter modelo Yamaha T-Max, para huir del lugar de los hechos.

CONDENA DE LA OSCE

El director de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR) de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Janez Lenarcic, ha condenado la matanza de la escuela durante una visita a Kirguistán, país desde el que ha aplaudido los “enérgicos pasos” de las autoridades francesas para reforzar la seguridad en el país, especialmente en lo que afecta a las comunidades musulmanes y judías.

“La investigación de estos hechos y de los tiroteos previos como crímenes racistas envía un mensaje contundente de que este tipo de crímenes serán afrontados con rapidez y determinación”, ha asegurado Lenarcic en un comunicado.

Por su parte, un representante de la oficina de la OSCE para la lucha contra el antisemitismo, Andrew Baker, ha destacado la importancia de combatir la ideología “racista” y “xenófoba” que parece subyacer tras los crímenes.