Lunes, 30 marzo 2020


Relacionadas

 


Cajamar y Caja Rural de Castellón abordarán la fusión de ambas entidades en su asambleas el 10 de mayo



27 de marzo

Los consejos rectores de Cajamar Caja Rural y Caja Rural de Castellón han acordado este lunes someter el proyecto de fusión entre ambas entidades a la votación de sus respectivas asambleas generales en sesiones ordinarias convocadas para el próximo 10 de mayo, con lo que, en caso de aprobarse, Caja Rural de Castellón se convertiría en la quinta entidad que se fusionaría con Cajamar en los últimos cinco años.

La posible fusión de la entidad valencia llegaría tras las fusiones efectuadas en 2007 con Caja Rural del Duero, con Caixa Rural de Balears en 2010, con Caja Campo en 2011 y con Ruralcaja este año, proceso que actualemtne se encuentra en fase de autorización e inscripción en los registros correspondientes, según la comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) efectuado por la almeriense.

Caja Rural de Castellón aportaría a Cajamar Caja Rural un total de 20 oficinas, 104 empleados y 734 millones de euros de negocio gestionado, así como activos por importe de 458 millones y 60.459 clientes, de los que 18.145 son socios de la entidad, según los datos aportados a finales del pasado año.

Según indica la entidad en su web de Ruralvía, el consejo rector de la entidad acordó a finales de febrero someter a la aprobación de sus socios la fusión con Cajamar y su consiguiente incorporación desde el primer día al proyecto de Cajas Rurales Unidas, la entidad resultante de la unión de Cajamar y Ruralcaja. Así, su presidente, Ignacio Ferrer Ros de Ursinos, anunció que la decisión adoptada por el Consejo Rector sería presentada a la asamblea de la entidad.

El consejo rector de la castellonense ha considerado que la fusión con Cajamar Caja Rural y su incorporación a Cajas Rurales Unidas “es la mejor opción de futuro para sus socios y clientes, teniendo en cuenta el nuevo escenario para el sector financiero que se está conformando con los cambios legislativos actuales”.

Con esto, cree que estratégicamente “es mejor incorporarse desde el principio al proyecto de Cajas Rurales Unidas, llamado a liderar el sector del cooperativismo de crédito en España”. Así, los socios y clientes de Caja Rural Castellón pasarán a serlo “de la primera entidad de crédito cooperativo en España, reforzando la cohesión en el sector e impulsando el ilusionante proceso de integración entre cajas rurales que supone Cajas Rurales Unidas”.

La incorporación de Caja Rural Castellón no altera el calendario de Cajas Rurales Unidas, cuyo proceso jurídico y administrativo, actualmente en trámite con las instituciones competentes, está previsto que concluya a finales de mayo o primeros de junio. Así, Ferrer Ros de Ursinos ha destacado que esta operación de fusión “garantiza el empleo del cien por cien de la plantilla” de la entidad que representa. Del mismo modo, la marca Caja Rural Castellón seguirá vigente hasta junio de 2014, al igual que lo será la de Ruralcaja durante el mismo período.

UN AÑO “DECISIVO” EN GRUPO COOPERATIVO CAJAMAR

En la decisión de incorporación al proyecto de Cajas Rurales Unidas, la entidad explica que ha sido “decisivo” el año de experiencia de Caja Rural Castellón en el Grupo Cooperativo Cajamar, “que ha confirmado la sintonía en los objetivos y en los métodos de trabajo entre las entidades implicadas”. “Todo ello ha favorecido que la apuesta por unirse al proyecto de Cajas Rurales Unidas desde el primer momento haya sido aprobada por unanimidad”, han añadido.

En mayo de 2011, los socios de Caja Rural Castellón dieron su aprobación a la adhesión de su entidad al Grupo Cooperativo Cajamar en la asamblea general celebrada en el Palau de la Festa. El acuerdo fue tomado por unanimidad de los más de 2.973 socios presentes y representados en la asamblea (1.348 asistentes y 1.625 representados), tras el informe presentado por el Consejo Rector y la Dirección de la entidad.

La castellonense se convirtió así en la sexta entidad de la Comunidad Valenciana que se incorporó al Grupo Cooperativo Cajamar, al que aporta un volumen de negocio de 883 millones de euros, activos por importe de 484 millones de euros, 20 oficinas, 104 empleados y 59.429 clientes. Cuenta con 18.084 socios, de los que 16.846 son personas físicas y 1.238 empresas e instituciones.