Miércoles, 1 abril 2020


Relacionadas

 


Willy Toledo, acusado de un delito contra los trabajadores



31 de marzo

El actor Willy Toledo ha quedado en libertad sin fianza y sin medidas cautelares después de declarar ante el juez, pero se enfrenta a la acusación de delitos contra los trabajadores y otro delito de daños, según han informado fuentes jurídicas.

En torno a las 16.00 horas, el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid, en funciones de guardia, ha decretado la libertad provisional sin fianza y sin medida cautelar alguna, de tres de los seis detenidos y puestos a su disposición por la Policía a raíz de incidentes habidos en la capital de España durante la jornada de Huelga General celebrada el pasado 29 de marzo.

“Se trata de dos miembros de piquetes informativos del sindicato UGT, Rubén R. y José Manuel B., que se enfrentan a cargos por delitos contra los trabajadores y atentado, y del actor Guillermo Toledo, acusado también de delitos contra los trabajadores y daños”, dice la nota difundida por el Gabinete de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

A los otros tres detenidos puestos a disposición del juzgado, que se enfrentan a cargos de importancia menor, el magistrado les tomará declaración en las próximas horas.

A la salida le han acompañado representantes del sindicato de actores encabezados por el secretario general, Vicente Cuesta, y otros muchos actores como Juan Diego Boto, Marisa Paredes y Alberto San Juan, a quien Willy Toledo ha abrazado calurosamente.

El actor, que fue detenido a las 23.00 horas del jueves y trasladado a las dependencias de la Brigada Provincial de Información situada en la Comisaría de Moratalaz de Madrid donde ha pasado la noche, ha acudido a los juzgados a primera hora de la mañana de este viernes donde ha comenzado a prestar declaración en torno a las 13.00 horas.

El motivo de su arresto fue la denuncia interpuesta por el dueño de un establecimiento que llamó a la Policía después de que un piquete le exigiese que cerrase el bar con motivo de la huelga general. Ante su negativa, el piquete comenzó a realizar destrozos. Cuando los agentes policiales se personaron en el lugar Willy Toledo ya se había ido, pero el hostelero le identificó e interpuso la denuncia.