Lunes, 30 marzo 2020


Relacionadas

 


Hoteleros andaluces maneja “malas perspectivas” para Semana Santa, con ocupación inferior a 80%



AUGURA UNA “CAÍDA EN PICADO” DEL TURISMO ESPAÑOL

1 de abril

El presidente de la Federación Andaluza de Hostelería, José Manuel Ledesma, ha explicado este sábado que el sector que representa maneja “malas perspectivas” de cara a los niveles de ocupación de los hoteles andaluces durante la Semana Santa, que vendrán marcados, según ha advertido, por una “caída en picado” de la llegada de turistas nacionales a la comunidad, que afectará especialmente a ciudades de interior como Jaén, y con unos porcentajes de ocupación que no prevé que superen el 80 por ciento en los días de máxima afluencia de turistas, que, según ha precisado, serán los que van del Jueves Santo al Domingo de Resurrección.

La caída de turistas nacionales podría verse compensada, según ha expuesto Ledesma a Europa Press, con la llegada de turistas británicos, alemanes y rusos, si bien ha matizado que esto sólo repercutiría positivamente en municipios costeros. De esta manera, el representante de los hoteleros andaluces ha avisado de una “caída del consumo” a lo largo de la Semana Santa que vendrá derivada de la bajada de precios a la que están teniendo que recurrir los distintos establecimientos para hacer frente a la crisis económica, a la que ha atribuido los “malos” porcentajes de ocupación que maneja.

En concreto, según las cifras aportadas por el presidente de la Federación Andaluza de Hostelería, Granada, Sevilla y Córdoba serán las provincias en las que se registrarán los mayores porcentajes de ocupación, que en los tres casos rondarán el 65 por ciento entre el Lunes y el Miércoles Santo, y que alcanzarán el 75 por ciento en el caso de las provincias sevillana y cordobesa entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección, jornadas en las que los hoteles de Granada podrían registrar hasta un 80 por ciento de ocupación. No obstante, Ledesma ha señalado que los precios de los hoteles cordobeses han experimentado “una caída libre” respecto al año 2011.

Con valores similares aunque ligeramente inferiores se sitúan Cádiz y Málaga, cuyos hoteles presentarán una ocupación aproximada del 65 y el 63 por ciento, respectivamente, entre el lunes y el miércoles, y del 72 y el 73 por ciento para los últimos días de Semana Santa, una cifra que, en el caso de Málaga, es nueve puntos inferior a la del año anterior.

En el lado contrario se situaría Jaén, donde las cifras de ocupación son, a su juicio, “catastróficas”, derivadas de la caída del turismo nacional, con unas previsiones del 30 por ciento de ocupación entre el Lunes y el Miércoles Santo, y del 55 por ciento a partir del Jueves Santo.

Por su parte, en la provincia de Huelva también se espera una ocupación del 30 por ciento entre el lunes y el miércoles, pero la cifra sube hasta el 70 por ciento entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección, un porcentaje en todo caso inferior al registrado en 2011.

Por último, la ocupación hotelera en la costa de Almería oscilará entre el 65 por ciento entre Lunes y Miércoles Santo y el 72 por ciento a partir del jueves, mientras que en la capital almeriense los porcentajes son inferiores; en concreto, rondarán el 35 por ciento en los tres primeros días de la Semana Santa y subirán hasta el 50 por ciento a partir del Jueves Santo.

“DE SEMANA NADA, SÓLO TRES DÍAS”

A tenor de estos datos, el representante de los hoteleros andaluces ha concluido que, en todo caso, la Semana Santa “se limitará a tres días –en alusión a Jueves, Viernes y Sábado Santo– en lo que a ocupación hotelera se refiere”. “De semana, nada”, ha apostillado Ledesma, quien, aunque ha reconocido que aún se espera que se realicen “reservas de última hora”, ha apuntado la “incidencia negativa” que, a su juicio, tendrán las malas condiciones meteorológicas a la hora de fomentar el turismo en estas fechas.

Por ello, el presidente de la Federación Andaluza de Hostelería se ha mostrado pesimista respecto a lo que pueda ocurrir en la temporada estival, toda vez que, según ha explicado, los datos de ocupación de Semana Santa suelen tomarse como puntos de referencia para anticipar lo que puede ocurrir en verano. “Las perspectivas no son buenas”, ha reiterado para concluir.