Jueves, 24 julio 2014


Relacionadas

 


Desarticulada una banda dedicada a introducir hachís desde Marruecos tras la detención de sus 10 miembros



OPERACIÓN ‘FLOTADOR’ DE LA GUARDIA CIVIL Y LA AGENCIA TRIBUTARIA

15 de abril

Agentes de la Guardia Civil, en colaboración con la Agencia Tributaria, han desarticulado una banda dedicada supuestamente a introducir hachís en España desde Marruecos por vía marítima tras detener a la persona que presuntamente ejercía el liderazgo de la misma y a otras nueve, cuyas cuentas han sido bloqueadas. Además, en el marco de esta operación, denominada ‘Flotador’, han sido intervenidos 1.250 kilogramos de hachís.

Según ha informado la Benemérita en un comunicado, la operación, en la que se han practicado además siete registros en domicilios, naves industriales y fincas ganaderas de los términos gaditanos de Sanlúcar de Barrameda y Bornos, así como en Lebrija (Sevilla), y se han bloqueado cinco empresas, se inició hace un año, cuando el Instituto Armado, tras intercambiar información con la Agencia Tributaria, detectó una organización afincada en la desembocadura del Guadalquivir que se estaba dedicando supuestamente a introducir alijos de hachís desde Marruecos.

De esta manera, el pasado mes de marzo la Guardia Civil detuvo a dos presuntos miembros de esta banda e interceptó el vehículo que éstos supuestamente iban a usar para transportar un alijo de hachís introducido en barco en el puerto deportivo almeriense de Vera, en cuyo doble fondo localizaron 1.000 kilogramos de hachís envueltos en plástico para su impermeabilización que fueron interceptados.

Tras dichos arrestos, y en el marco de un “amplio dispositivo” conformado por la Guardia Civil y el servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, los agentes detuvieron a las restantes ocho personas que integraban supuestamente dicha organización.

En el marco de la Operación ‘Flotador’, además, se han intervenido 20 caballos de Pura Raza Española y 200 gallos de pelea –animales que los miembros de esta organización habían adquirido usando supuestamente parte de los ingresos obtenidos con el narcotráfico–, 43 turismos, tres embarcaciones de recreo, 300.000 euros en metálico ocultos entre chatarra, así como teléfonos móviles, material informático, dos escopetas de caza y “abundante documentación” para su estudio.

Junto a ello, se han embargado 48 inmuebles de la organización y se han bloqueado cinco empresas relacionadas con la misma por supuesto blanqueo de capitales procedente del narcotráfico, así como de todas las cuentas bancarias relacionadas con la misma.

‘MODUS OPERANDI’

Según la información detallada por la Guardia Civil, los miembros de la organización desmantelada recogían la droga en aguas marroquíes y la ocultaban en dobles fondos de la embarcación –en los flotadores tubulares de las embarcaciones neumáticas o en dobles fondos practicados en la estructura de las propias embarcaciones de recreo– para ocultarlas así a la vista tanto en tierra como de cara a un posible reconocimiento aéreo.

Para ello, la organización contaba con una “amplia estructura” dedicada a preparar las embarcaciones para darle salida al mar y para extraer la droga de los dobles fondos, si bien en otras ocasiones mantenían “embarcaciones gemelas” tanto en aguas marroquíes como en aguas españolas para realizar un “rápido intercambio” de los tripulantes a la embarcación previamente cargada en aguas marroquíes y así “no levantar las sospechas policiales ante el escaso tiempo pasado en zona marroquí”.

En esos casos, el resto de los componentes se quedaban en tierra realizando labores de contravigilancia para no ser detectados en una posible presencia policial. Posteriormente, una vez de vuelta y tras haber realizado el trayecto por aguas internacionales, la embarcación era sacada del agua “sin que aparentemente la misma trajera ningún tipo de mercancía”.