Jueves, 23 octubre 2014


Relacionadas

 


España entra en recesión



23 de abril

La economía española entró en recesión en el primer trimestre del año, al registrar una caída del PIB trimestral del 0,4% y presenta “ciertos riesgos a la baja” de cara a los próximos trimestres por los “posibles avatares” de la crisis de deuda, según las estimaciones del Banco de España recogidas en su boletín económico de abril.

La entidad que gobierna Miguel Ángel Fernández Ordóñez estima además que el PIB se contrajo un 0,5% en tasa interanual durante el primer trimestre del año, lo que acabaría con una racha de siete trimestres consecutivos de subidas interanuales.

En el cuarto trimestre de 2011, la economía española se contrajo un 0,3% en tasa intertrimestral, por lo que la caída del 0,4% esperada por el Banco de España supondría la vuelta de España a la recesión técnica (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo).

El Banco de España relata que algunas de las causas de este nuevo deterioro de la economía española se deben buscar en las medidas de ajuste, aunque insiste en que es “prioritario” recuperar la confianza de los mercados culminando el proceso de reestructuración bancaria y cumpliendo al pie de la letra los Presupuestos de 2012.

LA DEMANDA NACIONAL ACUSA LA SUBIDA DEL IRPF

Así, el banco emisor precisa que este comportamiento del PIB en el primer trimestre fue consecuencia de una caída de la demanda nacional de nueve décimas, algo más atenuada que en el trimestre anterior, contrarrestada en parte por una aportación de la demanda exterior neta de seis décimas, con un empeoramiento de ambos datos respecto al cuarto trimestre.

Según precisa, la “debilidad” del consumo interno es consecuencia del deterioro de la situación del mercado laboral, del efecto del aumento de los tipos del IRPF, de la disminución de la riqueza y, en general, del clima de mayor incertidumbre.

El informe señala que la caída de la demanda nacional sigue penalizando especialmente al mercado inmobiliario, cuyo ajuste seguirá prolongándose “en los próximos trimestres”.

Por el lado del sector público, el Banco de España constata también una intensificación de la senda contractiva de los trimestres previos por efecto del plan de ajuste fiscal y del paquete de recortes aprobado en diciembre de 2011, que incorporaba un recorte del gasto público por valor de 8.900 millones de euros o la congelación del sueldo de los funcionarios.

El Banco de España sugiere que este factor aportará aún menos al PIB en trimestres sucesivos, ya que “esta estrategia de consolidación presupuestaria se profundizará en los próximos meses”, cuando se pongan en marcha los Presupuestos de 2012 y las comunidades autónomas y ayuntamientos se “adecuen” a los nuevos objetivos de Estabilidad Presupuestaria e incorporen los ajustes adicionales comprometidos como contrapartida a su participación en el programa de pago a proveedores.

LA TASA DE PARO RONDA EL 24%

En cuanto al empleo, el Banco de España señala que volvió a descender “con intensidad” en el primer trimestre del año, con un retroceso interanual “próximo al 4%”, y prevé que, a tenor de los datos de paro registrado, la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente a este periodo, que se conocerá este viernes, arrojará una tasa de paro en el entorno del 24%, frente al 22,8% registrado a finales de 2011.

Además, el Banco de España deja claro en su informe que los efectos de la reforma laboral sobre el empleo “no serán inmediatos”, sino que la nueva norma permitirá crear puestos de trabajo cuando “una vez superada la situación de debilidad de la actividad”.

Según la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, para propiciar dicha recuperación es “vital” seguir contando con la demanda externa, para lo que es preciso “profundizar las ganancias de competitividad mediante todos los instrumentos de política económica disponibles”.

LA REFORMA LABORAL SERÁ “FUNDAMENTAL” PARA CRECER

En este punto, resalta que, en el corto plazo, la “ambiciosa” reforma laboral del Gobierno será “fundamental” para ganar competitividad, a través, especialmente, de la reducción de los costes salariales.

Cabe así esperar una “moderación adicional” de los salarios en lo que resta de ejercicio, “una vez que la reforma laboral despliegue sus efectos, a través de la prevalencia de los convenios de empresa, la posibilidad de descuelgues o mediante la modificación de dichas condiciones”.

Por el momento, el Banco de España estima una moderada ralentización de la remuneración por asalariado en el primer trimestre del año, por una “cierta contención” de los salarios, que crecieron un 2,2% en marzo, un nivel que el Banco de España considera aún “elevado”, pero que justifica por el retraso acumulado en la negociación colectiva, que supone una elevada presencia de acuerdos plurianuales en ejercicios anteriores.

Así, en los convenios colectivos de nueva firma, el incremento salarial fue sustancialmente inferior, situándose en el 1,1%, si bien apenas afectan a 42.000 trabajadores, “por lo que no puede valorarse aún el grado de cumplimiento de la directrices acordadas en el último Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC)” para el periodo 2012-2014 o el impacto de la reforma laboral.

ES PRIORITARIO CUMPLIR CON LOS PRESUPUESTOS

Además, el Banco de España insiste en que es “prioritario” despejar las dudas que el proceso de saneamiento, reestructuración y recapitalización del sistema bancario y mediante el cumplimiento estricto de los objetivos presupuestarios en 2012″.

“Es imprescindible evitar la materialización de los riesgos de desviación presupuestaria que se podría producir en un contexto de mayor debilidad de los ingresos que la prevista o de dificultades para recortar determinadas partidas de gasto que están sujetas a una elevada inercia”, señala, para apostillar que se requiere, por tanto, “una ejecución rigurosa de los Presupuestos”.