Lunes, 28 julio 2014


Relacionadas

 


Masiva asistencia a las marchas “antirecortes”, a pesar del agua



30 de abril

El Puente de Mayo y la lluvia intermitente aguaron la manifestación contra los recortes en la educación y la sanidad celebrada en Madrid, el acto central de las más de 50 movilizaciones convocadas en toda España por la Plataforma en Defensa del Estado del Bienestar, de la que CC.OO y UGT son punta de lanza, bajo el lema ‘Con la educación y la sanidad no se juega’.

Unas 40.000 personas, según los convocantes, muchas menos que en las ultimas manifestaciones, partieron alrededor de las 12.00 horas de la Plaza de Neptuno rumbo a la Puerta del Sol, en una marcha tranquila encabezada por los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente.

Al acto también asistieron el coordinador general de IU, Cayo Lara, y el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, o el portavoz económico de los socialistas en el Congreso de los Diputados, Valeriano Gómez.

Los líderes sindicales se quisieron sobreponer a la lluvia. Así, al llegar al escenario instalado en la Puerta del Sol y bajo un gran aguacero Méndez quiso quitar importancia a las inclemencias: “Buenos y lluviosos días, la lluvia es una buena acompañante incluso el día de un ejercicio del derecho de manifestación”, arrancó diciendo.

Por su parte, el líder de CC.OO. aprovechó mejor las circunstancias e indicó que en España “llueve sobre mojado”, puesto que a los recortes que ha venido aplicando el Gobierno desde el mes diciembre, se han sumado los ajustes en educación y sanidad. “Llueve en forma de ajustes y la educación es una pieza más sobre lo ya hecho”, aseguró Toxo.

Y es que los sindicatos consideran, en palabras de Méndez, que “el Gobierno está haciendo justo lo contrario de todo aquello que dijeron” y que el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, no ha querido reunirse con las organizaciones sindicales “porque no sabe qué decir”. “Vamos a seguir moviéndose para que nadie tenga duda de que se está debilitando la esencia fundamental del modelo constitucional”, añadió el líder de UGT.

Por su parte, Toxo aseguró que el Gobierno “se ha vuelto a equivocar al pensar que se habían terminado las propuestas el 29 de marzo”, tras la última huelga general. Dicho esto, señaló que “la conjunción de los recortes y los desastres que está generando la reforma laboral no podía dar otro resultado que la Encuesta de Población Activa (EPA)” del primer trimestre, en la que se confirmó la escalada del paro hasta el 24,4%.

Antes de finalizar, Toxo recordó que el próximo martes hay convocadas nuevas manifestaciones en toda España con motivo de la celebración del Primero de Mayo. “Vamos a seguir hasta donde nos acompañe la gente, esto si que es compañía, no la soledad de la Moncloa”, señaló Toxo antes de despedirse diciendo, “el martes, adelante con el Primero de Mayo, y en junio y en julio, y después del verano”.

Antes de finalizar el acto, miembros de la Plataforma en Defensa del Estado del Bienestar leyeron un manifiesto en el que defendieron el valor “estratégico” de los servicios sociales y el carácter “dinámico” en términos de empleo de la educación y la sanidad. “El gasto social es la mejor inversión”, sentenciaron.

MANIFESTACIÓN PASADA POR AGUA

La manifestación por las calles de Madrid transcurrió en un ambiente tranquilo, en el que, a diferencia de las últimas convocatorias, la cabecera pudo realizar sin interrupciones su recorrido en algo más de una hora, acompañada de algunos pitos y, sobre todo, por pancartas en las que se podían leer mensajes como “Educar es invertir, no gastar’ o ‘Sin pan, sin paz’.

Si bien, la pancarta más repetida fue un gran ‘NO’ acompañado de la imagen de unas tijeras, en alusión a los ‘tijeretazos’ aplicados en los Presupuestos para este año, que portaban en su mayoría manifestantes con el ya clásico peto verde en defensa de le educación pública.

Además, de la aparición de las banderas republicanas y de la Izquierda Anticapitalista, hubo una gran presencia de las fuerzas políticas de izquierda, reflejada, por ejemplo, en una amplia pancarta del PSOE de Colmenar Viejo.

La convocatoria atrajo a manifestantes de todas las edades y no necesariamente relacionados directamente con la educación y la sanidad. Fue el caso, de Fernando, un trabajador de la construcción, ahora empleado en el tratamiento del aluminio, que pide al Gobierno “que se rebaje un 50% el sueldo antes de hacer recortes injustos” o de Javier y Diego, dos estudiantes de 16 y 17 años, que se sienten “traicionados” por el Gobierno y le piden “que deje de hacer caso a los mercados porque por encima de ellos está la población española”.

Asimismo, Regina, maestra jubilada, se ha movilizado este domingo para que el Gobierno “deje de mentir y atienda a las necesidades de la mayoría”. “El capital no es el que tiene que gobernar, sino la justicia social”, sentenció.