Sábado, 26 julio 2014


Relacionadas

 


Cerrajeros cambiarán gratis la cerradura de viviendas de víctimas de la violencia de género con orden judicial



10 de mayo

El subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, ha firmado un convenio de colaboración con la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), representada por el vocal de dicha organización, José Antonio Dieguez, por el que los cerrajeros realizarán gratis el cambio de cerradura en las viviendas de víctimas de violencia de género que dispongan de una orden judicial.

La firma del convenio ha tenido lugar este miércoles en la sede de la Subdelegación del Gobierno en Córdoba, y el objetivo de este acuerdo es ayudar a que las mujeres víctimas de violencia de género, puedan acceder, de forma gratuita, a los servicios de cerrajería necesarios para la sustitución de los elementos de la cerradura precisos para garantizar su seguridad, siempre que dispongan de una orden judicial que así lo autorice.

En virtud de este acuerdo, los cerrajeros de UCES se harán cargo del coste de dicho servicio, mientras que la Subdelegación del Gobierno de Córdoba se responsabilizará de la difusión informativa de este programa y del teléfono de atención dispuesto por la Unión de Cerrajeros, que es el 957 253 035, a través de todos los puntos de atención a mujeres maltratadas, como son comisarías, centros dependientes del Instituto de la Mujer, Cuartel de la Guardia Civil, Centros de Acogida y Juzgados.

El subdelegado del Gobierno, tras la firma del convenio, ha mostrado su satisfacción porque la Subdelegación de Córdoba “sea pionera en esta iniciativa”, con la que, como asegura, “se transmite a todas las mujeres víctimas de violencia de género mayor seguridad y más facilidad a la hora de dar el paso de romper con esa situación de violencia”.

Por su parte, Dieguez ha destacado la labor de los cerrajeros de UCES a la hora de garantizar la seguridad de los ciudadanos y, especialmente, “en estos casos de víctimas que lo necesitan más que nadie”, a lo que ha añadido que “la falta de colaboración con las víctimas, supone hacerse cómplices del maltrato”.