Jueves, 19 septiembre 2019


Relacionadas

 


Una proteína sintética ayuda a prevenir la gripe poniendo en marcha el sistema inmune



9 de julio

Investigadores del Centro de Biociencia Donald P. Shiley, de la Universidad Estatal de San Diego, han descubierto el secreto para ayudar al sistema inmunitario a combatir la gripe. El nuevo estudio, publicado en ‘PLoS ONE’, concluye que EP67, una proteína sintética de gran alcance, es capaz de activar el sistema inmune innato a las dos horas de ser administrada.

Antes de este estudio, EP67 había sido utilizada principalmente como un adyuvante para vacunas -un añadido a la vacuna para ayudar a activar la respuesta inmune. Sin embargo, el doctor Joy Phillips, uno de los autores del estudio, y su colaborador, el doctor Sam Sanderson, de la Universidad de Nebraska, vieron su potencial para funcionar por sí misma.

“El virus de la gripe es muy astuto y evita que el sistema inmunológico lo detecte hasta que comienzan los síntomas”, explica Phillips, quien añade que “esta investigación demuestra que, mediante la administración de EP67 dentro de las 24 horas de exposición al virus de la gripe, el sistema inmunológico reacciona casi de inmediato a la amenaza”.

La principal ventaja de EP67 es que funciona en el propio sistema inmune, sin importar la cepa de la gripe, a diferencia de la vacuna, que tiene que coincidir exactamente con la cepa circulante. Según Phillips, si bien este estudio se centra en la gripe, EP67 tiene el potencial para trabajar en otras enfermedades respiratorias e infecciones micóticas.

En estos momentos, la prueba ha sido realizada principalmente en ratones infectados por el virus de la gripe. Los animales que recibieron una dosis de EP67 en el plazo de 24 horas, tras la infección, no enfermaron. El nivel de enfermedad en los ratones se mide por la pérdida de peso; por lo general, los ratones pierden aproximadamente un 20 por ciento de su peso cuando están infectados con la gripe, pero los ratones tratados con EP67 perdieron un promedio de apenas el seis por ciento. Más importante aún, los ratones que fueron tratados un día después de haber sido infectados, con una dosis letal de la gripe, no murieron.

La investigación futura examinará el efecto de EP67 en la presencia de otros agentes patógenos, y examinará más de cerca cómo funciona EP67 en las diferentes células del cuerpo.