Viernes, 10 julio 2020


Relacionadas

 


El Carnaval de Cádiz, de camino a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad



20 de abril

El Ayuntamiento de Cádiz va a llevar al orden del día de la próxima Junta Ejecutiva del Carnaval, que se celebrará “en las próximas semanas”, una propuesta de aval para elevar la solicitud ante la Unesco que declare al Carnaval gaditano Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El pasado día 25 de febrero, el PSOE llevó una propuesta al Pleno municipal para que se tomasen las medidas necesarias al objeto de iniciar el expediente por el cual el Carnaval fuese declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, con una enmienda del PP en la que, además, se solicitaba información ante las instituciones competentes sobre la posibilidad de tramitar dos expedientes a la vez sobre la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad “como es el caso de la Constitución de 1812 y la fiesta del Carnaval”; según han indicado a Europa Press fuentes municipales.

Así, de cara a empezar con la tramitación de la declaración, debe pedirse el aval “no sólo del Ayuntamiento sino de todo el mundo relacionado con el Carnaval”, el Patronato; según precisan las fuentes, de forma que en unos días, en el momento en el que se convoque la Junta Ejecutiva del Carnaval, se llevará este punto en el orden del día para que así vaya refrendado “por el apoyo máximo de los representantes del mundo del Carnaval”.

El Flamenco, los Castells o la fiesta de los Patios de Córdoba ya han sido incluidos por la Unesco en la lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de la que forman parte también, entre otros, el Carnaval de Barranquilla (Colombia), el de Binche (Bélgica) o también el de Oruro (Bolivia).

Según la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, el patrimonio cultural inmaterial (PCI) “es el crisol de nuestra diversidad cultural y su conservación, una garantía de creatividad permanente”. Existe un comité, reunido de forma regular, para inscribir los elementos del patrimonio cultural inmaterial desde, los cuales son elegidos según relevancia, como por ejemplo la Plaza de Yamaa el Fna de Marrakech (Marruecos).

El concepto surgió en los años 1990 como contrapartida al Patrimonio de la Humanidad.