Miércoles, 22 mayo 2019


Relacionadas

 


Nieto cree que “el gran retraso” en las cuentas de Consistorio y Diputación se debe a “la opacidad” de la Junta



8 de enero

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha manifestado este miércoles que “el gran retraso” en la aprobación de los presupuestos del Ayuntamiento y la Diputación provincial se debe a “la opacidad” de las cuentas de la Junta de Andalucía, en cuanto a la transferencia de cantidades.

En una rueda de prensa, el regidor ha recordado que el presupuesto municipal estará aprobado a finales de en enero de manera inicial y en febrero de forma definitiva, tras el periodo que se otorga a Intervención y el Consejo Social para su informe con el objetivo de “la participación ciudadana”, y en este caso “el retraso mínimo que se ha producido se debe a varias razones”.

Al respecto, ha detallado que la primera es por “la situación concreta y compleja” de la empresa municipal Procórdoba, en fase de disolución, “algo que no se había dado hasta ahora en el Ayuntamiento”, y con “la voluntad” del gobierno local para “buscar una solución a los trabajadores”.

Sin embargo, según agrega, “el gran retraso se ha producido porque una parte de la gestión presupuestaria, que es lo que ha justificado que todos los años el presupuesto de la Diputación se apruebe en enero y febrero de forma definitiva, es que no sabemos por la opacidad de los presupuestos de la Junta cuál es la cantidad que va a transferir en una parte muy importante del presupuesto, que es la dependencia”.

Así, Nieto apunta que “en los últimos años la Junta no ha cumplido los compromisos iniciales en esa materia”, a lo que se añade este año “el efecto perverso” con las trabajadoras de apoyo a la dependencia, después de que “la Junta decide que las auxiliares debían de dejar prestar servicios porque no las financiaba”. Eso, en su opinión, “tiene impacto en el presupuesto y provoca que tengamos ese periodo de retraso en la aprobación del presupuesto”.

No obstante, recuerda que “en 2008 el presupuesto se aprobó el 8 de mayo; en 2009, el 4 de junio; en 2010, el 27 febrero, y en 2011, ni siquiera se aprobó, se prorrogó”, de manera que defiende que “es un retraso mínimo que aguantando y esperando el periodo que le corresponde al Consejo Social a final de enero se realizará la aprobación inicial por pleno”.

De esta manera, resalta que el periodo de aprobación es “razonable”, citando que la Diputación presentó este martes sus cuentas, “como lo ha hecho otros años”, algo que “hace por un criterio de prudencia porque la Junta ya no provincializa los presupuestos, son menos transparentes y resulta más complejo al resto de administraciones adaptarnos a la realidad de la ejecución”, considera.

LA SITUACIÓN DE CECOSAM

En relación con la empresa municipal de Cementerios de Córdoba (Cecosam), Nieto subraya que el pliego tiene “el objetivo de salvar una entidad en pérdidas recurrentes desde hace mucho tiempo”, y ello se quiere hacer “sin recurrir a lo fácil, que es lo que piden algunos, que es subir los impuestos a los ciudadanos”.

Y es que, según añade, “esta empresa se salva fácilmente si se pone una tasa de permanencia en los cementerios y se nivelan las pérdidas, pero así no queremos arreglar los problemas”, ha subrayado el alcalde, quien reitera que en el caso de Cecosam “la solución no depende de bajar el sueldo a los trabajadores y el problema no es de hoy, sino que viene de lo inadecuado que fue en su día crear la empresa”.

Ante ello, hay “varias posibilidades para mejorar la situación”, una de ellas “es venderla”, para lo cual existen “varias ofertas”, según apunta Nieto, quien recuerda que hay un compromiso electoral que no incumplirá que es “no privatizar ninguna empresa”. Mientras, “la alternativa es buscar un socio que ayude a encontrar ingresos que por sí sola es imposible que los encuentre”, ha señalado.

En este caso, explica que “todo lo que sea el negocio ordinario de Cecosam se gestiona y controla por las compañías de seguros”, y, según precisa, “es imposible poder asegurar un nivel de ingresos razonables sin tener un socio que se mueva en ese ambiente, menos aún después de que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) privatizara la gestión del mortuorio del Hospital Reina Sofía y ha provocado una merma importante en los ingresos de Cecosam”.

Así, argumenta que “la única condición que ponemos es que haya un procedimiento abierto, limpio, transparente y con todos los informes pertinentes y todas las garantías para todas la partes”, en el que se ha establecido “una serie de cláusula y garantías de control para el mantenimiento del empleo en la empresa”.

Entretanto, Nieto comenta que la Intervención ha hecho “una serie de planteamientos en su informe sobre qué tiene que contener el pliego y se hará según estos criterios para que el proceso se realice con las garantías legales que sean oportunas sin tener que poner nuevos impuestos o subir para equilibrar las cuentas”, ha aclarado.