Miércoles, 22 mayo 2019


Relacionadas

 


Alcalde de Ayamonte propone una bajada de sueldo de los trabajadores, incluido el suyo, para no despedir



9 de enero

El alcalde de Ayamonte (Huelva), el socialista Antonio Rodríguez Castillo, ha hecho este miércoles un llamamiento a la colaboración de todos para evitar que haya despidos en el Ayuntamiento ayamontino y, en este sentido, ha propuesto una bajada de sueldos, a la que él y su equipo de gobierno se apunta, y que sería la tercera vez que lo hace en su caso.

En declaraciones a Europa Press, el regidor ayamontino ha insistido que los ayuntamientos hoy en día “prestan el 33 por ciento de los servicios, recibiendo únicamente el 11 por ciento del total de la financiación para ello”, y que además, en el caso de Ayamonte y de muchos otros ayuntamientos de la costa de Huelva, los ingresos se han visto “reducidos a cotas de hace más de diez años”, por lo que según ha indicado, “urge una revisión de la financiación local”.

El primer edil ha recordado que hay que cumplir un plan de ajuste, “impuesto” por el Gobierno Central, y que en el caso de Ayamonte “fue aprobado en segunda convocatoria, únicamente cuando se plantearon medidas de recortes en el Capítulo 1, el de Personal”.

Por ello, ha reiterado que “estas medidas de ahorro en el Capítulo 1 contempladas en el plan de ajuste no tienen por qué significar despidos de personas”, y para ello, ha remarcado que “hay un mes por delante para negociar y para que todos podamos hacer un esfuerzo”.

POSICIÓN DE IU

Por su parte, desde IU han asegurado que han abordado “con mucha preocupación e inquietud” esta propuesta la que, juicio de esta formación, supondrá “despedir a 95 trabajadores de la plantilla del Ayuntamiento, prácticamente todo el personal laboral no fijo, más del 40 por ciento de la misma”.

Así, consideran que “a la tragedia que para 95 familias puede suponer el verse sin ingresos y sin futuro en un pueblo con altos niveles de paro, se une la paralización que para muchos servicios supone el hecho de no contar con trabajadores para realizarlos”.

Desde IU entienden que “la funesta política de recortes viene a veces impuesta desde administraciones superiores lo que obliga a realizar auténticos milagros presupuestarios”, pero a su vez mantienen que los recortes “no deben cargarse sobre las espaldas de los trabajadores, muchísimo menos con su despido”.