Martes, 17 octubre 2017


Relacionadas

 


El Sevilla comienza con buen pie



19 de septiembre

El Sevilla comenzó de la mejor manera posible la defensa de la Europa League tras imponerse al Feyenoord (2-0) en el Sánchez Pizjuán gracias a los goles de Krychowiak y Mbia, ambos en la primera mitad, en lo que fue un cómodo estreno para los vigentes campeones de la segunda competición continental.

El cuadro de Unai Emery dejó muy buena imagen, sobre todo en la primera parte, en la que resolvió el envite ante los débiles holandeses. Dos jugadas a balón parado fueron suficiente para que el Sevilla se colocase líder del Grupo G junto al Standard de Lieja, que ganó su compromiso (2-0) ante el Rijeka.

Pero sin lugar a dudas, lo mejor del partido fueron las sensaciones que ofreció el conjunto andaluz. La verticalidad de Iago Aspas y Gerard Deulofeu permite al aficionado sevillista frotarse las manos, aunque todavía sea consciente de que falta adaptación para los recién llegados.

Un diésel que explotará a medida que avancen las semanas, pero que –por el momento– no tiene problemas para caminar por Europa. Krychowiak rozó un balón al segundo palo, en un libre indirecto, y colocó por delante a los suyos, mientras que Mbia cerró la cuenta apenas veinte minutos después (2-0, min.31).

El ídolo del gol de Mestalla, vital para la conquista de la Europa League hace tan solo unos meses, cabeceó un servicio de Deulofeu que fue inapelable para Vermeer. El 2-0 dejó medio muerto al Feyenoord, que sólo tuvo combustible para avisar con un doble lanzamiento al palo.

Una falta botada por Toornstra, a los 33 minutos, tocó en los dos postes antes de que despejase la defensa nervionense. En la segunda parte todo fue mucho más fácil para los de Emery, que pudieron haber ampliado la cuenta hasta los tres o cuatro goles.

Finalmente, el electrónico del Pizjuán no se movió más y el público se dedicó a recordar –como cada domingo– al Arrebato. El himno universal del cantante sevillano puso la guinda a un jueves dulce para el Sevilla, igual que los últimos jueves de los últimos tiempos.